La clave, es saber conjugar el verbo

Durante la vida, pasamos hablando de un futuro mejor, de lograr objetivos, de hacer cosas importantes, de tener dinero y de estar estables económica y sentimentalmente; pensamos en la casa, el perro y el columpio. Pero ¿cuándo hablamos de lo que hacemos en la actualidad?

Casi nunca

El presente es como un momento difuso; es un verbo que se puede conjugar, pero que en milésimas de segundos pasa a convertirse en pasado. Es el tiempo que se puede comparar con la acción de tomar una foto, allí capturas el presente, pero el momento que transcurre desde que sacas la foto hasta que la ves, ya no somos los mismos.

El presente, es el ahora, el estoy y el quiero.

No nos damos cuenta de que en nuestras conversaciones cada vez más se conjugan verbos en futuro, generando una especie de galaxia paralela que nos absorbe con su gravedad, que nos hala gritándonos todas las cosas que debemos hacer, pero que en realidad no nos garantiza nada.

Se escuchan más un quiero estar tranquilo que estoy tranquilo, cuando debería ser todo lo contrario.

El presente determina nuestro futuro, pero vivimos pensando tanto en el futuro que nuestro presente se pierde.

Porque no hay tiempo para estar pensando qué queremos “ahora”, mejor pensar en lo que se quiere “después”… Así tenemos más tiempo para decidir.

Desde mi experiencia

Muchas amigas me han preguntado cuáles son mis planes para el futuro, qué tengo pensado hacer; la pregunta debería ser más sencilla:

¿Qué haces?

Yo, siempre respondo lo mismo: No sé cuáles son mis planes, no sé qué es lo que quiero para mañana, no sé qué es lo que voy a hacer; lo que sí sé es que ahora estoy bien, estoy trabajando, estoy haciendo cosas que me satisfacen y, sobre todo, me siento feliz así.

Tengo objetivos, metas y ganas de hacer cosas, pero lo que hago ahora es concentrar mis esfuerzos en dejarlo todo bien en el presente, de sentirme bien conmigo misma y dejar de pensar tanto en lo que sentiré al llegar a la meta.

A partir de esta paz interna que tengo, he logrado hacer cosas que ni siquiera me esperaba, que ni siquiera sabía que podía hacer. He cumplido mis objetivos poco a poco sin ponerles un límite, sin preguntármelo, sin preocuparme por fechas.

Se llama vivir.

Todos ponen frases en Facebook sobre la vida, la felicidad y el ser, pero ¿Quiénes de verdad viven como esas frases? ¿Cuántos hacen cosas hoy para poder lograr lo que quieren ser mañana? 

¿Cuántos lograron hacer lo que aman para no trabajar? Ojalá que tenga muchos comentarios diciendo “yo lo hago”

La vida ha dejado de tener el sabor y el calor que deberíamos de darle, y eso no está bueno. Tenemos que empezar a sentir placer por lo que hacemos ahora para que el futuro tenga mejor gusto. El destino ahora es importante a medida de que construyas tu vida en torno al bienestar en todos los sentidos, para tener un después mucho más productivo.

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close