Tipo de entrevista de trabajo [in]deseada

Quiero compartirles una anécdota:
Hace un tiempo fui seleccionada para una entrevista de trabajo en una empresa con “excelente reputación”.

Tuve la primera entrevista con quien iba a ser mi supervisora, estuvo bien,  hubo intercambio de ideas, un par de risas, miradas fijas a la cara y aprentón de manos que dejan sensación de confianza.

Ella me dijo que, los próximos pasos era: una entrevista a la psicóloga y otra con RRHH, estas dos últimas serían las encargadas de seleccionar al candidato.

“Me gustaría, por sí o por no, si quedé seleccionada”.

No te preocupes, me dijo. Nosotros SIEMPRE avisamos. No nos gusta que la gente quede esperando.

Pauté la cita online, a través de un programa que ellos sugerían.

Primero la psicóloga:

¿Vos agendaste solo por media hora?, preguntó.

Yo no decidí la cantidad de horas, el programa lo hacía automáticamente.

Es que tengo otro candidato que viene en camino y también agendó ahora… Me parece que tendremos que cancelar esta reunión.

Yo, con rabia interna y voz pausada, respondí: “Para mí, es un poco complejo reagendar una cita, puesto que trabajo, preferiría que la otra persona pase primero, lo espero sin problema, y luego hacemos la nuestra, si no le molesta. Otra alternativa sería agendar una reunión para antes de las 9h o después de las 18.30h”.

No te preoupes, vamos a continuar nosotras.

A partir de allí, mi tiempo se vio interrumpido por una serie llamadas constantes para poder reagendar al próximo candidato. Mis 20 primeros minutos de presentación se cortaron entre llamadas laborales y una llamada a su celular…

Ok, está bien Sinay, no pasa nada, sigue en lo tuyo.

Admito que mi vida laboral no es lineal ni convencional, como se espera. Me gusta experimentar, intentar cosas, equivocarme. Por eso mi CV está lleno de aprendizajes de muchas áreas y, sobre todo, voluntariado e intercambio.
“Y, ¿te pagaban en el voluntariado? No, justo por eso era voluntariado.

¿Pero, cómo podías trabajar sin que te paguen? ¿Cómo podías estar en una empresa y en otra? ¿Y tampoco te pagaban acá?, no entiendo”. Todo siempre relacionado al tema financiero, cuando, mi foco, era explicar que, para mí, lo más importante era el aprender, trabajar en equipo y sumar valor.

Nunca pude mantener una conversación fluida con la psicóloga, bien sea por las llamadas, por sus preguntas cortantes en medio de una explicación o porque tenía que definir, por ejemplo, lo que era un cowork, un intercambio de trabajo por alojamiento o CreativeMorningsMVD.

 ¿Quería saber algo más?

No, está todo bien. Lo que debí hacerte fue una prueba escrita, pero no la vamos a hacer

¡¿QUÉ?! ¿por qué?

Porque no nos da tiempo y no vale la pena. Para mí igual, lo más importante es la entrevista.

Mi cara, quedó pasmada y pude sentir cómo aparecía un cartel de NO TE CREO en mi frente.

Vale, muchas gracias. Nos dimos un apretón de manos a media hasta, y me fui.

No les niego, salí de ahí entre la angustia y tristeza. Porque, de toda la hora compartida, supe que no había transmitido ni 10% de mis capacidades.

Por suerte, la semana siguiente tenía agendado el último paso, con RRHH.

-Paciencia, paciencia. No te adelantes, me decía-

Media hora antes me llamaron para cancelar (porque estaban con problemas de tiempo), así que prometieron llamarme la semana próxima. “Todo bien, les dije, pero es muy importante que me llames con tiempo para reagendar, porque tengo que manejar bien las horas con mi trabajo actual y necesito organizarme, porque estas horas ya las había reservado para el encuentro de hoy.

“¡Ah! ¿Es que trabajás actualmentte?” Sí, ya sabían que estoy trabajando.

Sí mi amor, no puedo esperar que mi sustento me caiga del cielo. (Esto último no se lo dije, pero lo pensé)

Nunca llamaron.

La seriedad

Envié un mail el lunes siguiente a RRHH.

¿Sigo en el proceso de selección? No recibí ninguna llamada.  Recibo una llamada perdida, porque, como estaba trabajando, no podía atender. No llamaron más.

A la media hora, recibo un mail:

“Sinay, intentamos comunicarnos contigo, pero fue imposible, cuando puedas llamanos al xxx”

Llamé.

“Hola Sinay, disculpá la demora del aviso, pero por falta de tiempo, tuvimos que elegir a otro candidato…. Se me acabó el saldo.

No devolvieron llamada.

A la media hora, escribí un mail:

” L., disculpame, pero justo se me acabó el saldo y no pude llamarlos de nuevo… Al menos escuché lo importante.

Gracias por la oportunidad, de hacerme saber que MENOS MAL QUE NO QUEDÉ, PORQUE NO PODRÍA TRABAJAR EN UN LUGAR CON FALTA DE COMPROMISO.

Gracias por la oportunidad.

 

Anuncios

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s