¿Cuando fue la última vez que viste un atardecer con los ojos cerrados? 

Playa Sur, Cabo Polonio- Uruguay

Atardecer

Ya vienen los últimos suspiros del sol, el azul del mar se va cambiando a tonos rojos y naranjas, las nubes hacen fiesta alrededor del sol y hacen del horizonte su pista de baile… Está sereno, las olas se balancean como bailando un bolero y la espuma rabiosa de las olas desaparece,  porque el día se despide. 

Mis pies, aferrados a la orilla de la playa, sienten el roce de las olas que ahora se encompinchan con la arena de para hacerme cosquillas. Los grumos saltarines que surgen del contacto mar-tierra me da gracia y me hunden poco a poco para que no me mueva.

Ahora tengo los pies enterrados, la piel húmeda, el culo mojado porque recién acabé de orinar y sensible, porque estoy menstruando. 

Hay una brisa que se viene levemente para envolverme con una manta anti humedad y lo agradezco.

¡Ah! El sol. 

Ahí está, frente a mi. Lo sé porque siento su reflejo y su calor, lo se porque entre mis párpados cerrados hay un color rojo intenso, ¿será que la ceguera tiene color? 

Observo el atardecer desde la piel y con el viento de verano que me arropa, lo observó desde mis pies enterrados en la arena recibiendo golpecitos de agua caliente del Atlántico ¡qué placer!

Observó el atardecer escuchando el vaivén del agua,  también escucho los murmullos de los turistas que están detrás de mí, escucho risas a lo lejos, a un chico tocando una guitarra en el fondo, el sonido de haber destapado un termo de mate para cebar la ronda el chapoteo mal encarado de alguien que acaba de clavarse al agua. 

Suspiro.

Abro los ojos, una nube se interpone en el horizonte y marca una nueva puesta de sol. El cielo ahora es violeta y veo la silueta de dos humanos haciendo Kayak, típica postal de verano. 

Cierro los ojos. 

Me llevo los brazos a la cabeza y entrelazo los dedos de las manos justo en la nuca, arqueo la espalda y me estiro junto con una bocanada de respiración profunda. 

Hay un silencio colectivo, con excepción del mar, que siempre tiene algo para decir. Siento que el frío se incrementa y que el sol debe estar por irse… ¿Me veré muy ridícula viendo un atardecer con los ojos cerrados?  No los puedo abrir, no quiero. 

Amaría que mi familia estuviera conmigo, me lo imagino, los veo sentados en la arena riéndose y tocando maracas, sonrío. 

Mis párpados ahora ven colores opacos, abro los ojos. El sol ya no está… 

Y mi familia tampoco. 

Bueno, cada uno ve el atardecer que quiere ¿Cuál es el tuyo? 

[FOTOS] Atardecer en Uruguay

En Uruguay no hay montañas, pero hay mucho mar. Desde donde estés el horizonte se presenta a lo lejos para mostrar lo mejor que tiene.

Aún tengo muchos lugares por recorrer y capturarles el atardecer, pero comparto algunos de los que he visto  para que se deleiten.

¡Va!

Rambla Punta Carretas. Atardecer divino

Rambla Punta Carretas -Montevideo

IMG_1841

Punta Ballenas -Maldonado

IMG_1178
Montevideo
DSC02898
Montevideo
Atardecer La Pedrera
Atardecer La Pedrera
Cabo Polonio
Cabo Polonio

Cabo Polonio, el lugar que me permitió ver la galaxia

Cabo Polonio, es un balneareo ubicado en el departamento de Rocha, Uruguay. Es Patrimonio Natural de la Nación, aunque creo que el nombre le quedó pequeño.

Pero como todo lo que trae este paicito, este lugar te llena de sorpresa en sorpresa desde que decides comprar el ticket para ir, hasta que te devuelves.

Hay dos formas de llegar al lugar:

  • La primera es caminando a través de las dunas de Valizas. Son 8 km recorrido que dura aproximadamente 2h30 o 3h y que tiene que ser tempranito, porque si no, el sol te devora entre la arena.
  • El segundo recorrido fue el que hicimos nosotros: tomar un Jeep. Sé que no suena nada divertido, pero era la única opción que nos daba tiempo para recorrer y conocer  un poco.  La travesía dura aproximadamente media hora de camino en ese carrito… Menos mal que nosotros tomamos unos buenos asientos y pudimos captar este tipo de cosas:

DSC03949Ahí nos quedamos en El “Hostel del Cabo” por solo una noche. Este hostel queda justo frente al mar y no saben lo céntrico que es. Desde allí no se ve el atardecer, pero si caminas un poquito hasta la playa que queda detrás del hostel, puedes ver la hermosura de atardecer que se aparece por el cabo.

Maravillas de “El Cabo”

Este lugar tiene cosas muy peculiares: La mayoría de las casas son de colores, y algunas de ellas tienen todos los colores de la bandera de la diversidad. Esto me pareció un recibimiento absoluto, porque no importa a quién amas, lo importante es AMAR, y respetar claro.

Hay dos playas imponentes que envuelven las tierras del Cabo entre el agua salada, ambas son hermosas, limpias y perfectas.

En una parte de la costa, puedes ver el faro, que tiene un mirador 360° donde puedes apreciar absolutamente todo el pueblo, allí, a la orilla de las piedras… Leones marinos rugiendo, que los tendrás tan cerca como nunca, ya que al fin se toman la siesta de la tarde muy tranquilos para dejarse admirar .

La otra costa no muestra nada más que la inmensidad del mar y el pueblo a lo lejos.

El Faro -Cabo Polonio
Vista panorámica desde el faro

Las casas ni el pueblo tienen electricidad, así que tuvimos que hacer todo el recorrido rápido. Lo bueno es que acá anochece a las 21:00h, así que nos rindió lo suficiente.

La frutilla del postre fue el anochecer. Cuando el sol se ocultó aplaudimos como focas el final de su reflejo, todo el pueblo lo hizo. Allí nos quedamos a la orilla de la playa, viendo cómo cada estrella aparecía una después de la otra, hasta que nos dimos cuenta de que estábamos iluminados por MILLONES DE ESTRELLAS.

(No tengo fotos de las estrellas. Me quedé sin batería en la cámara y, como recordarán, no hay luz en el pueblo)

Era tanta mi impresión sobre la noche, que tuve mucho miedo. Era la primera vez que veía la galaxia… Tal cual como la había visto en los libros.

Fue la noche más increíble que pude ver en mi vida.

Hasta que tuve que volver al hostel, allí si que tuvimos que tener cuidado, porque había excremento de caballo por todos lados y no queríamos embarrarnos.

Definitivamente, Cabo Polonio es de los lugares más lindos que he visitado. No se compara con nada. Es un lugar virgen en todo su esplendor y espero que siga así por mucho tiempo más.

Una vez más, Gracias Uruguay!

Leones marinos tomando sol en el cabo
Leones marinos tomando sol en el cabo

Seguimos el recorrido… Valizas nos espera!