Caracas, ya no da risa

A pesar de los días cálidos
De las mujeres hermosas
De lo bien que se ve El Ávila a cualquier hora del día
Y de lo mal que se ve cuando llueve
Caracas es un mar de caras tristes.

Anuncios