El problema de la ciudad es que no la queremos

¿Cuándo vamos a dejar de ver el patio del vecino? Un manifiesto para volver a querer nuestras ciudades y adueñarnos de las calles

¿Cuándo vamos a dejar de ver el patio del vecino para darnos cuenta de que nuestra mata de mango está cargadita, o que tenemos flores nuevas?

Que la lavanda está de ensueño, y larga tanto olor que ni siquiera nos dimos cuenta de que el aromatizante de casa ya se había acabado.

Observamos de reojo, aquellas naranjas del árbol de Juan, y nos olvidamos que hace unos meses tiramos unas semillas de calabaza y dieron fruto.

Pasamos los días viendo Instagram, viajando a través de las fotos de otros, pensando cuándo será el día que visitemos tal o cual lugar, leyendo blogs inspiradores. Buscamos planes para ir a tomarnos una caipirinha frente a las playas de Brasil, atravesar el desierto del Sahara, sentir el olor de los pinos del bosque canadiense y cazar la luz boreal Noruega.

No es que esté mal, pero se nos olvida…

En la búsqueda de la aurora boreal, se nos olvidan la posición de las estrellas de nuestro cielo, pensando en la caipirinha, dejamos de saborear bien el ron, pensando en el té inglés con croissant, no le prestamos atención a la arepita con queso blanco y el café recién hecho que tenemos en frente.

Pensando en lugares civilizados y más limpios, tiramos la basura en la calle, o si la vemos, no levantamos ni una cajita de jugo. Pero nos encanta criticar la ciudad. Vivimos para decir que está todo mal y que queremos…

Quiero

Quiero

Quiero

Tú /Él/ella/ustedes, tienen

Y los pronombres en primera persona se conjugan con el verbo “Querer”.

… ¿Y qué tenemos?

¿Qué hacemos para que eso sea mejor?

La ciudad

Me fui a la base, la definición ¿Qué es ciudad?

Busqué en Wikipedia (una búsqueda muy precaria):

Una ciudad es un espacio urbano con alta densidad de población, en la que predomina el comercio, la industria y los servicios.

Aburridooo.

Pero continuo…

En el concepto religioso, tanto en la Alta Edad Media como en otros periodos como el Renacimiento y anteriormente al siglo XII, solo era ciudad la que dentro de sus murallas tuviera una catedral donde un obispo ostentase su propia cátedra...

Esto va cada vez peor.

Acá va otra

Una aglomeración de hombres más o menos considerable, densa y permanente, con un elevado grado de organización social: generalmente independiente para su alimentación del territorio sobre el cual se desarrolla, e implicando por su sistema una vida de relaciones activas, necesarias para el sostenimiento de su industria, de su comercio y de sus funciones.

Según Sinay, como el monte:

La ciudad, es un espacio amplio que refugia e identifica a una comunidad con valores e intereses comunes, que tienen la posibilidad de transformarlo para su bienestar colectivo, de manera que juntos habiten un lugar que les permita vivir en armonía entre ellos y su entorno.

La ciudad no es religión, ni son hombres, ni está totalmente apartada de la actividad agrícola. La ciudad  es de TODOS, pero nadie nos lo dice, a todos nos enseñan que le pertenece al Estado (¿con mayúscula?), así que nos convertimos en espectadores de un lugar que -se supone -nadie más conoce mejor que nosotros.

Y lo desconocemos.

Nadie nos dijo que podíamos hacer cosas por nuestra ciudad, no nos llegó el mensaje de la botella, el que decía que prestáramos atención, que agradeciéramos, que HICIÉRAMOS,  que pensáramos en nuestro entorno.

Nos pintaron el pasto amarillo, para que en vez de regarlo y cuidarlo, le diéramos atención al patio del vecino, porque está un poco más verde que el de nosotros, pero las rosas, están medio tristes. Pero como las nuestras están lindas, hacemos caso omiso al asunto y nos enfocamos en lo que NO TENEMOS: el pasto.

Total, rosas tengo.

Tener

Yo me enfoco en esto, porque me pasó a mí. Pasé años buscando más allá sin siquiera ver a mi alrededor las herramientas que se me  estaban presentando para mejorar.

Crecí convencida de haber estado en el tercer mundo, cuando ni siquiera sabía muy bien por qué lo calificaba así.

Me hicieron creer que no valía la pena aportar un granito de arena a un mar enfurecido.

Vi siempre para el otro lado del charco, vi siempre por el ojo mágico cómo le crecía el jardín al vecino en vez de invertir ese tiempo en ponerle agua a mis plantas.

Conjugué mucho tiempo el verbo “querer”.

Hay que volver a creer

Hay que volver a amar lo propio

Hay que hacer que nos duela

Y ver el patio del vecino, decirle los lindas que están sus plantas y no olvidar mostrarle las nuestras

Propongo

Sustituir el querer por el tener.

Hacer y luego evaluar

Y ver lo que tiene el vecino

Pedirle ayuda

Y HACER juntos.

Para vivir en esa ciudad nuestra, o la que elegimos para vivir.

Da igual, pero vuelve a querer tu ciudad.

Lo que vio Artigas el día de la Marcha por la Diversidad 2016

Artigas, es un personaje polémico de Uruguay. Algunos lo celebran como el prócer, el héroe; otros lo ven como el traidor o como el invento ante la ausencia de un mártir propio; como el tipo que tuvo relaciones con su prima, o como un departamento de Uruguay.

Sea lo que sea, la imagen de este personaje está inmortalizada en el Centro de la Plaza Independencia de Montevideo. Ahí se puede ver cabalgando valiente, con pinta de prócer (ya saben, uniforme, capa, todo eso) con la vista y el cuerpo en sentido este, dando inicio a la Avenida 18 de Julio (¿o es el final?).

Debajo de él, su mausoleo. Un lugar medio oculto que guarda las cenizas de los restos de lo que algún día fue. Dice la leyenda que en realidad sus cenizas no están, que se quedaron por ahí en una embarcación. Otros dicen que esas cenizas no son de él, puesto que sus huesos fueron sacados de una fosa común.

Pero esa es otra historia.

Lo importante, es que el pasado 30 de septiembre, Artigas fue testigo de una de las movilizaciones más importantes de la ciudad: La Marcha por la Diversidad.

Así lo vivió.

***

El día estuvo movido,Colectivo Ovejas Negras, Mujeres en el Horno, Mizangas Mujeres Afrodescendientes, Proderechos, la Unión Trans del Uruguay, el Área Académica Queer, la Red Uruguaya de Jóvenes y Adolescentes Positivos, Llamale H Uruguay y Multimostro Colectivo, fueron algunos de los encargados de este despliegue histórico y cómplices de transformar la Av. 18 de Julio con pancartas, colores del arcoiris, carteles, frases, cámaras, pintura, avisos, producción, etc.

A mis faldas (hablando de diversidad) montaron carpas de colores y una tarima que quedó justo en las patas del caballo. Desde acá solo daba para observar los techos de colores, y las cabecitas de los transeúntes. Estaba frío el día, así que la mayoría-en principio- iban abrigados, con termo y mate en la mano, tranqui.

Pero, a partir de las 5pm comenzaron a aparecer pelucas, tu tus, vestidos, tacos altos, pinturas, banderas, flores, música de fondo, caricaturistas y hasta un par de minas que iban de bodypaiting (que, por cierto, me daba frío de solo verlas).

También había muchos trans con vestidos que dejaban al descubierto nalgas voluptuosas, tangas, piel, cuerpo, pelo y extremidades.

Escuché la historia de una chica que vendía ilustraciones, cada una con una historia. Me llamó la atención una sobre tres hermanas: una simbolizaba la imposibilidad de hablar y mostrarse, otra era la que plantaba las manos y pisaba firme, y la última, era la iluminada. Me hubiese gustado escuchar otras historias, como la que nombró de la mujer que contemplaba su aborto, o la que idealizaba, pero empezaron a hablar por el altavoz y mi atención cambió de rumbo.

Soy Drag Queen, es mi primera vez en escena, así que muero de nerviossss

La Drag estaba de espaldas a mí, así que solo pude ver sus las nalgas moviéndose de un lado a otro entre esas piernas montadas sobre tacos a gran escala, al menos puedo afirmar que se movía y cantaba bien. Dos chicas se juntaron a pintar un cuadro en vivo al ritmo de la música, no pude ver el resultado, pero sí pude ver centenas de personas apreciando, aplaudiendo, gritando.

Nila Cohen, también estaba por ahí con un megáfono, un vestido con corset, un tu tu, y una peluca verde… ¡QUÉ VIVA EL AMOR CHIQUILINES! gritaba por el megáfono que tenía.

Me llamo Nila Cohen, pero mis amigas me llaman “Ni la cogen”. No le digas a nadie. Es secreto.

A pesar del día gris, nada detuvo las fotos la sesión de fotos con las cuatro vedettes que estaban junto a comando de sonido. Nada detuvo a los dos señores que cargaban una pancarta “Mi hijo es hétero, pero igual lo queremos”, nada frenó el recital, nada frenó la asistencia progresiva de personas. Mientras más de noche, más personas.

Muero por las polleras.

(…) y hay una culpa en las polleras,

y es que entre ellas, también se crían machitos.

Soy puto, bien puto, increíblemente puto.

Soy la negra del bigote con pollera, la que tiene pelo en las tetas.

(…) Está lindo chuparnos todo entre todos 

Yo nunca vi tanto amor junto, ni siquiera en mí mismo cuando creía en la unión de Río de la Plata.

Inexplicable la cantidad de personas que había besándose, abrazándose, lanzándose besos, dándose las manos, escuchando, respetando, andando hombro a hombro, o al descubierto, o con ojos bizcos de tanto observar lo “no común”.

Nunca vi yo en este suelo sureño tantas personas defendiendo un concepto: diversidad. Nunca vi yo tanto orgullo por lo diferente, por lo igual o por lo que existe.

Como dijo la nena del tambor Somos este río enorme que nos une, no dejemos que nos desunan.

***

A la noche, ya se podía ver el verdadero trabajo: toda la Av. 18 de Julio maquillada. Maquillada de igualdad, de diversidad. Cada poste vestido con un color de la bandera LGBT, abrillantaba ese “Montevideo gris” e iluminaba con la energía de todas las personas que no fueron escuchadas, que se reprimieron y fueron reprimidas, de los que alguna vez tuvieron miedo, y de los que nunca tuvieron y tuvieron fuerza para movilizar todo un país.

Caían esas luces como agua fresca para despejar el cuerpo y la mente de los machistas, racistas, homofóbicos, antisociales y cualquier persona que promueva el odio.

La primera carroza salió a eso de las 8pm. A quién le importa lo que yo haga, a quién le importa lo que yo diga, de Gloria Trevi a todo dar. Desde acá divisaba las miles de banderas, banderitas, flores, corazones en la mejilla, pelucas, carcajadas, cajas de vino, botellas de cerveza, cuerpos saltarines, equipo de seguridad a los lados de la camioneta.

Escuché también algunas expresiones “Bo, ta tremendo”, “tremenda fiesta/marcha/movilización”, “¿y vos no vas a venir?” “¿Te vas a perder esto?” “¡Qué viva el amor!”

Desde esta altura, la movida era imponente. Entre música, tragos y otras cosas, la defensa por el concepto de diversidad, acabó en diversión y un momento de felicidad, una demostración de hay una mayoría que quiere un cambio social profundo, una transformación, una nueva forma de ver a las personas.

Ya no tengo más por qué luchar. Este país se las arregla solo. Cierro los ojos, me despido y continúo inmortalizado con el corazón de 65 mil personas latiendo en un mismo ideal de vida.

 

CreativeMornings Montevideo| ¿Dónde está el conejo? Y otros trucos

¿Qué es magia? ¿Existe? ¿Dónde la buscamos? ¿Quién podría hablar de magia en MVD?

Estas eran algunas de las preguntas que nos rondaban en la cabeza cuando comenzamos a pensar en la Magia de Montevideo. También aparecieron otras más técnicas, como ¿qué tipo de magia podríamos mostrar? ¿Quién podría ser inspirador? ¿Qué trabajos hace “x” persona que pueda ser interesante?

Y entonces, ¡puff! Se nos prendió el bombillo de las ideas.

***

Magia y Montevideo se corresponden. No existe una sin la otra, son dependientes.

Montevideo, es un lugar que te susurra al oído, que te acaricia, que te suspira, te respira y no se molesta cuando le pides un tiempo. Es una ciudad que te habita, te toca, te mueve, te siente.

Es un espacio que te hace el amor en cada rincón. A diferencia de otros lugares donde normalmente eres tu quien marca el paso, esta ciudad es quien lleva la batuta.

Cómo no rendirse a sus pies, si con cada movimiento quedas expuesto ante la sorpresa: Un paso y la rambla se muestra como un cuadro de acrílico saturado con cielo celeste y sol radiante,
otro paso y el sol se pone, el río que antes reflejaba el azul del cielo, se mancha de violetas, verdes, amarillos, naranjas y otros inifitos tonos que conforman el atardecer.
Una calle muestra un camino de árboles que casi conforman un tunel natural,
La cuerda de tambores ya te hace temblar el cuerpo,
Te cruzas con un desconocido que te ofrece un mate,
Sientes el pasto fresco entre los dedos de tus pies que, sin darte cuenta, ahora están delcalzos,
Ahora, el pasto se transforma en arena, estás en la playa.
Te vas pedaleando sin miedo por la Av. 18 de Julio,
Escuchas un canto, ves un grupo de muchas personas reunidas en círculo, una murga.
Te hablas,”estoy pedaleando por la avenida más importante de Montevideo, la más transitada, en pleno centro, sin ciclovía ¿y me da tiempo de ver a un lado y reconocer un grupo de murga? ¡PA!”
Te están tocando vocina ¡despiertas!
Te da calor, te quitas la remera. Te da frío, te pones un buzo. Te da calor de nuevo, sudas ¡no entiendes!
Te vas por la Rambla… ¡Ahí está el maravilloso cuadro, de nuevo!
Con cada pedaleada una bocanada de los aires más puros del mundo, con cada bocanada de aire, una emoción nueva se genera, con cada emoción, un paisaje; con cada paisaje, una ciudad. Y a todas estas, sigues en Montevideo.

Es inevitable. Porque mientras caminas, la ciudad se va atornillando en tu corazón. Va de a poco, generando pequeñas dosis de alegrías… Y cuando te das cuenta, ya estás totalmente enamorado de ella ¿o es él?

Entonces…¿Magia? Sí, mucha.

Magia, es un concepto que evoca la sorpresa, la transformación y la emoción. Es hacer de una realidad, algo inexplicable. Es ver el Montevideo gris y, de repente, saturarte de color, emociones, murales, atardeceres, días soleados, árboles, parques, sonrisas y mates. Es entrar sin expectativas y salir de la fiesta hasta con cotillón.

IMG_5087

Una vez un amigo me dijo, ¿sabes qué es lo que más me gusta de Uruguay?

¿Qué?

El color.

***

¿Dónde está el conejo?

Daff, de Colour
Daff, de Colour por LPz Fer

Y entonces, ahí estaba Daff, trabajando bajo perfil en la primera boutique de finalización e intermedio digital en Uruguay.

El sombrero seleccionador, lo eligió. Y esto fue lo que pasó en la edición de #CMMagia:

Daff Schneydhertiene 10 años dedicándose a la supervisión de post producción, efectos visuales y corrección color de comerciales, cine y contenidos para TV.

¡Bienvenido! Toma un sticker, piensa en tres elementos -cosas, números,comida, personas-que juntos den un resultado mágico. Mi caso: harina de maiz, agua y sal (¡adivinen del resultado!)

Ahora, escoge una carta, observa. Vas a tener un encuentro mágico con otra persona, busca a alguien que tenga la misma pinta, conversa, conoce, movete… Y si tienes problemas para iniciar en la conversación, tienes algunos piques con preguntas de inicio en la pizarra.

Cafe Nómade y MVD Roasters nos acompañaron a despertar la mañana con un café Ethiopía y Sumatra, junto a las delicias coloridas de Santa, ¡no saben lo que fue el pan de remolacha con mini tortillas y ketchup de remolacha!

Parece que la búsqueda de personas con base en la figura de las cartas funcionó ¡Qué felicidad verlos conociéndose!

Comenzamos la inspiración y Daff, saca del sombrero su punteo correspondiente de lo que para él sería una jornada de trabajo que produzca un resultado increíble:

  1. MOTIVACIÓN en cada proyecto que hace.
  2. CAOS ¿Qué quiero transmitir? ¿Cuáles son los colores que voy a usar? ¿Cómo puedo hacer para que nuestro trabajo sea invisible a los ojos del espectador y se vea real?
  3. PERCEPCIÓN: La gente tiene que pirar en colores. Queremos que la gente sienta, que use los 5 sentidos,  que se emocione.
  4. ¡SORPRENDER! A veces estamos con mucha información visual y necesitamos crear algo distinto que sorprenda al espectador.
  5. GENERAR EMPATÍA a través de las sensaciones del color. Tratando de entender a las personas, conectarnos con ellas.
  6. ABANDONAR proyectos, retomarlos, terminarlos. A veces nos comprometemos tanto con los proyectos, que es difícil decir BASTA. Mantengamos el equilibrio.

El éxito de los proyectos está en los detalles.

Dejo el resumen de lo que fue la charla, realizado por Sofía Donner:

 

Y descubres que las mañanas creativas en Montevideo son eso: color, inspiración, creatividad, ganas de hacer, historias, encuentros y desencuentros.  

A las 10h, la jornada terminó con lindos aplausos y un par de preguntas.

A las 11h ya iba más de uno rumbo al trabajo inspirados, con una postal de Ecopy con la Ilustración de nuestro “Ilustrador de mundos, Dany Scharf” y con la energía de este Montevideo colorido que tanto se pide, y que nosotros pintamos dando nuestro granito de arena.

Un saludo a los asistentes fijos de CM, los infaltables… Ya ustedes saben quiénes son. Un saludo también a los nuevos, por venir. Y a quienes nunca han venido, pero ya les intriga :)

***

¿Nos vemos en la edición de Octubre? ¡Se viene #CMTransparencia!

¿Tienes registro? Puedes hacerlo acá. Es rapidito y no spameamos el mail :)

¿Y las fotos del evento? Las puedes ver todas acá.

Veracidade o ver a cidade?

Se llama Mauro Neri da Silva. Es graffitero. No lo conocí en persona, pero conocí sus trazos, que dejan huella en todos los rincones de Sampa.
Veracidade y ver a cidade. Su invitación informal a la observción, a prestar atención y ser buenas personas, ¿volver a los valores?

Unas mujeres que yo llamo “sus negritas” acompañan su VER y su VERACIDAD. Ellas siempre con la mirada hacia arriba, ¿será que tenemos que comenzar a dejar de ver el suelo y comenzar a ver las caras, a dejar las pantallas por las bocas?

Quién sabe.

Mauro, ni siquiera me conoce, pero sin saberlo, ya me enseñó mucho.
Ver, verdad, veracidad, ver la ciudad. Amarla, cuidarla, valorarla y sentirla.

Entrada también en Medium

Sobre cómo sobreviví un mes con ‎€ 50 en Brasil

El dinero no es más una excusa para viajar, conocer y hacer lo que quieres. Acá cuento mi experiencia.

Las líneas entre países están cada vez más difuminadas, el mundo se moviliza, las personas salen de sus casas, la mente quiere expandirse y los viajeros, cada vez somos más.

Del otro lado, las plataformas colaborativas se fortalecen, la confianza en el otro resurge después de aquella nefasta época individualista del ser humano, los residentes reciben viajeros en sus casas y vuelve el trueque o intercambio como nueva forma de pago.

Las plataformas colaborativas superan las espectativas del mercado tradicional, Uber, Airbnb, couchsurfing y otros “malestares” del capital, se plantan para evolucionar las relaciones humanas.

Estamos a un clic para viajar, a otro para contactar a otra persona que viva en el país que queremos conocer, a otro de encontrar una forma de intercambio que permita gastar la menor cantidad de dinero posible, y a una compra de pasaje para hacer todo realidad.

Las difusas líneas fronterizas se llevan el dinero con ellas:

¿Qué tienes para ofrecer que le interese a la otra persona? ¿Cuántos idiomas hablas? ¿Cuántos mates preparas? ¿Cuántas harinas para arepas puedes llevar? ¿Das clases de Forró? ¡Recuerda traerme un chocolate!

Básico: Si tú tienes algo para compartir, siempre habrá una persona lo necesita.

***

En Venezuela, nos enseñan a que nunca tenemos dinero. Para nuestra sociedad, el dinero es como una herramienta que, a pesar de buscarla, de tenerla en la mano y de usarla, jamás va a funcionar bien.

Nuestras cuentas pueden tener muchos ceros, pero la respuesta ante el viaje o ante el placer de comprar algo es: no tengo mucha plata.

Para viajar necesitamos mínimo quién sabe cuántos miles de dólares, porque quién sabe qué puede pasar, quién sabe cuánto cuesta eso. Hay que llevar pal’ mercado, pa’ comprarse la ropita y pa’ el por si acaso.

También te llevas un poquito más por si te provoca come’te un dulce, otro poquito más por si tienes sobrepeso en la maleta, otro poco más pal’ perro, pal’ estacionamiento y pal’ guardia que seguro te va a parar antes de llegar al aeropuerto (quizás lo último sí lo deban tener en cuenta).

Es que en Venezuela, uno nunca sabe. Es mejor prevenir.

Y nunca falta el amigo que te dice “¡Nooo papá! eso no te va al alcanza’ pa’ na’, yo que te lo digo (adjunten un individuo que jamás fue al país al que tú vas), tengo una conocida que fue, y se devolvió a los dos días”.

De antemano, una recomendación sin experiencia personal, no hay que tomarla en cuenta. Porque:

Probablemente, era una tipa que al llegar a ese país, se tomó todas las birras, comió en los restaurantes más caros, se compró ropa, pagó tours y hasta se fue a cortar el pelo.

Mire señor/ señora, amig@:

Si usted tiene el pasaje ¡VÁYASE! ¿Qué estás esperando?

Si ya tienes la plata EN LA MANO. Es momento de agarrar tus cositas, e irte. 

Allá vemos cómo resolvemos.

***

Si leyeron sobre mi proceso para trabajar en São Paulo, se habrán dado cuenta que cuando tomé la desición de viajar a Brasil, en realidad ni siquiera tenía dinero para comprarme un litro de leche. Pero por cosas de la vida, cuando comencé a pensar en formas de intercambio y de trabajo, el universo y sus cosas maravillosas, abrieron un portal inmenso de oportunidades para mí.

Y conseguí lo que quería, hacer intercambio de trabajo por alojamiento.

Si ya leíste el post anterior, te cuento lo que pasó después de que trabajé en Ô de casa hostel.

Salté al agua

Fui para Venezuela a visitar a mi familia después de no haberlos visto en 2 años. INVERTÍ todo el dinero que tenía en pasajes. Bueno, no todo (ahí afloró la mala costumbre venezolana), en realidad me quedé con ese monto pal’ por si acaso.

¡Menos mal que lo tenía!, porque perdí un vuelo y tuve que pagar una multa. De no haber sido así, me hubiese quedado varada en mi escala en Bogotá.

En fin, eso solo le pasa a personas que viven en la Luna, si vives en allá,
llévate dinero por sia. Si no, ignora todo y arriésgate.

En fin, quedé con 50 euros en la mano y unos 100 reales, que equivalen a 30 USD y monedas.

Ta, son más de 50 euros, cierto. 

***

Existe una plataforma brasilera llamada World packers, ellos son un intermediaro entre tus habilidades vs un montón de hostels que están buscando voluntarios como tú.

Funciona en muchos países del mundo, puedes investigar.

Te puedes registrar gratis. Sin embargo para comenzar a hacer uso del site y asegurar un lugar, necesitas tarjeta de crédito internacional. Si un hostel te acepta, ellos retiran/debitan USD $60 de tu tarjeta.

Yo no tengo tarjeta, y tampoco quiero que me debiten USD 60, solo por que un hostel me aceptó para trabajar por intercambio.

Gracias WP, pero no. Entonces, ¿qué hizo Sinay, como el monte?

Usé WP como intermediario para encontrar hostels que necesitaran colaboradores en el área de recepción, abrí el Facebook, me hice fan de los que me gustaban, agarré los emails y comencé a enviar a cada uno mi CV con una breve historia sobre quién era, qué hacía, qué cosas podía compartir con ellos y mi disponibilidad de hacer intercambio.

Me respondieron varios, pero Nomade In Arte Hostel ganó mi corazón.

noma
Equipo Nõmade In Arte Hostel

Ellos me dan alojamiento y una canasta básica de mercado. Yo, trabajo 4h y 30min por día. 6 días a la semana. Horario rotativo.

En promedio, me estoy ahorrando unos 500 dólares (o más) mensuales.

¡Yei!

Mi caso es un tanto extraño, porque estoy en una etapa de transcición… Ni soy viajera, ni quiero quedarme. Estoy viviendo el momento, a ver qué pasa.

Sin embargo, imagina una persona que va a viajar por placer y tenga la posibilidad de ahorrarse esa grana… Nada que envidiar a Alicia y sus maravillas.

Además, este tipo de intercambios, abre posibilidades para conocer personas locales, para vivir la ciudad al máximo, aprender, crear, en fin…

Y los que buscan quedarse por mucho tiempo, no se preocupen. Hay hostels que no tienen problema con que trabajes mucho tiempo, a ellos les conviene, pero tampoco recomiendo que les digas de una vez.

Juega un poco, observa bien el lugar, busca acuerdos.

Primero da el paso. Lo demás lo resolvemos luego.

***

¡Sobreviví!

Tengo la suerte de que dentro del hostel podía vender comidita, así que comencé a hacer brownies (vendí todos), pero la ganancia era muy muy poca.

Luego, da la casualidad de que un amigo estaba viviendo acá, nos juntamos y conseguimos vender arepas.

Invertí TODO el dinero (esta vez, en serio, me quedé sin UN REAL). Por suerte, la comida es bien recibida en todos lados… Ganamos el doble de la inversión.

Tengo para respirar

En Uruguay, tuve (y tengo) la suerte de formar parte de una iniciativa llamada CreativeMornings, una serie de charlas gratuitas e inspiradoras dirigidas a la comunidad creativa. Estas funcionan bajo un tema global, que +150 ciudades del mundo bajan a tierra con el orador y el concepto que más se apega a su contexto. Es todo VOLUNTARIO.

Yo soy parte del equipo en Montevideo, y cuando llegué a SP un amigo me comentó que acá también había un capitulo. Contacté con los realizadores, asistí a un evento, conocí gente increíble.

De nuevo, el dinerillo se venía acabando, y ya justo en el momento de crisis, una de las host de #CM SP escribe en su muro de FB: personas, estoy buscando gente para trabajar, ¿quién quiere?

¡YO!

Trabajé en el Forum De Finanças Socias e Negócios De Impacto 2016, haciendo producción operativa del evento durante 2 días. Gané 200 USD.

Y todo empezó con 50 euros. No morí, todavía.

***

Si no tienes ni un contacto que puedas localizar en el lugar donde vas, ni te preocupes por nada

SIEMPRE

SIEMPRE

SIEMPRE

hay bares, restaurantes y trabajos de ese estilo, disponibles. No importa que seas extranjero, no importa que no tengas papeles, no importa nada. Trabajo sí hay.

Para finalizar

Gente linda, si quieren viajar busquen en Internet. Hay muchísimas plataformas para viajar y gastar poco dinero, o ninguno.

Eliminen la frase es que no tengo dinero, por favor. El universo (de nuevo yo, con mis misticismos) te da lo que crees. Si dices que no tienes dinero, pues no lo vas a tener. Mi abuela diría,

La magia del verbo.

Crea un perfil en la plataforma que más te guste, busca un lugar, júntate con personas que aporten, co crea con ellos, colabora, ayuda, voluntarea, teje tu red de contactos y vas a ver cómo se te va abriendo un mundo de posibilidades.

Es dificil, sí.

Si quieres viajar, la dificultad es parte de ese camino que escogiste al decidir que ya no querías estar más en tu zona de confort.

Hay que arriesgarse, quizás vas a pasar un poquito de hambre algunos días (solo en caso de que quieras quedarte en el país), pero todo se resuelve y el hambre no será mucha, lo prometo.

Se amable, haz amigos y sobre todo RESPETA OTRAS CULTURAS Y FORMAS DE PENSAR. Recuerda que después de que te vas, ya no eres más de tu país, eres de TODOS los países, de la tierra misma.

¡Salú!

Celebro, porque a partir de ahora sé que vas a dar el paso. Lo demás, lo resolveremos luego.

¡Hola São Paulo!

São Paulo es ese amigo que responde al instante a todas tus necesidades, así no las hayas expresado: São Paulo es ese amigo que responde al instante a todas tus necesidades, así no las hayas expresado,

¿Qué necesitas? ¡Te lo tengo!

¡Ah! También te traje esto por si acaso. Uno nunca sabe.

A un mes exacto de mi llegada, les cuento mi experiencia.

São Paulo… ¡Quién lo iba a decir! Después de verte desde lejos y oír referencias tipo “el corazón de Brasil”, “la mayor megalópolis de Latinoamérica”, o el “Nueva York de Latinoamérica”, al fin, te siento el gustico.

SP huele a cemento, a tienda de moda, a perfume de temporada, a ropa de marca recién comprada, a humo de auto, a sudor de 20 millones de personas en un tren, a smog, a pintura de lata, a spray, a feijoada con farofa, a basura, a homeless, a inglesia, a O Boticário y a licor en boca de borracho.

Abierto las 24h del día, siempre disponible para ti y para todos: el blanco, negro, rojo, amarillo, azul, violeta y otras combinaciones. ¡Ahh! ¿que te gusta el mismo color? Nadie te preguntó, a nadie le importa. ¿Para qué lo dices?

São Paulo es ese amigo que responde al instante a todas tus necesidades, así no las hayas expresado,

¿Qué necesitas? ¡Te lo tengo!

 ¡Ah! También te traje esto por si acaso. Uno nunca sabe.

Si vienes con la convicción de que alguien te va a ver sólo por el hecho de ser extranjero o porque decidiste cortarte las orejas y ponerte dientes de lagarto, te equivocaste de ciudad.

Aquí el extraño es una persona normal, es decir, nadie.

Calles, callesitas, callesotas, avenidas, caminerías, tierra, etc.; edificios que te tapan del sol, o que lo reflejan con espejos; edificios altísimos o bajitos, aaaaanhos o muy angostos, los tienes de todos los diseños, ángulos y estilos.

Imagens da Avenida Paulista, prédio da FIESP, pedestres em dife
SAO PAULO, 14 DE MARÇO DE 2012, Imagens da Avenida Paulista, prédio da FIESP, pedestres em diferentes angulos. (FOTOS: JULIA MORAES)

Autos a toda hora y personas también. El metro funciona de 4:00h a oo:00h de lunes a viernes y los sábados abre hasta la 1:00h. También podría hablar sobre el servicio de bus, pero solo me monté una vez, así que no viene al caso. En las horas pico hay caos, si no hay pico no hay brinco, así que la ciudad funciona tranquila.

DSC05140
Estación de Metro Fradique Coutinho. Línea amarilla

El “Deixe a esquerda livre” del metro funciona, más bien te ven mal cuando estás obstaculizando. Saben moverse estos Paulistas.

Nunca hay retraso en el metro ( o al menos no cuando yo he estado), pero siempre hay tráfico, de esa no te salvas.

Uber funciona y las personas son muy felices, a excepción de quienes trabajan como taxistas de rádio, pero el gobierno mantiene una postura más o menos neutral. Es mucho más barato que un taxi común -al menos la mitad de precio -. No todos los conductores dan caramelos ni agua, pero sí que todos prestan un buen servicio

¡Punto para las aplicaciones y plataformas sin intermediarios!

La pirámide que representa los estratos sociales se ve clarito acá, casi señalizada por colores, líneas, humo y un traductor simultáneo incluído. En un minuto puedes estar caminando por una calle y ver una persona muy pobre en el piso tirada, un hippie viajero (probablemente argentino o con novia argentina), una persona de clase baja trabajadora corriendo para tomar el bus que va a las afueras de la ciudad, uno de clase media tomándose una cerveza en el puesto de Murillo y un clase alta estacionando su auto en el parking de R$30, va a la Nike a comprarse unos zapatos para correr, él no corre, pero por si acaso.

¡Mira! Un helicóptero, uno de los millonarios se está estacionando en el helipuerto del edificio.

DSC05161

“Muito obrigada”, le digo a la señora del kiosko. Acabo de comprar un Guaraná, me dio sed la historia.

Los hombres van de bermudas, medias coloridas y zapatos vans, las mujeres van de vestido o short muy corto, mostrando el cuerpazo. Pero para que la cosa no se vea tan sensual, va una camisa a cuadros amarrada a la cintura, así tapamos un poquito y no nos vemos tan “putas”. Todos con lentes, el celular en alto, click! una selfie pa’ no olvidar.

¿Pero no vas a ver la vista de la ciudad?

¿Qué vista?

Bueno, esto es un mirador.

Ah sí, me tomo esta última y voy -boquita con seña de beso, pómulos levantados, ojos ligeramente cerrados, cabello corriendo en la dirección correcta del viento, pompas arriba y… –Click.

Fiestas hay muchas, demasiadas. Pero a mi me tocó ir a Nossa Casa, una experiencia que marcó un hito en mi vida:

Mientras esperaba en la fila para poder registrarme y entrar al local, llega una chica rubia alzando una copa de vino, sudada hasta la madre, vestida con una falda similar a un tutú de bailarina y con los senos expuestos. No camisa, no bra, TETAS PELADAS.

Entro al salón, cabe destacar que tienen un buen sistema para aislar el sonido, abrí el telón y apareció el primer acto: una chica y un chico hablando, ella viste un brasier y una falda, él solo tiene un short y el torso desnudo. Ella le hace un gesto a él de que tiene calor y se sacude el bra como si fuera una camisa dándose aire, él observa, aguarda, y cuando ella termina de darse aire, él le baja el brasier y como quien está en la intimidad, le besa ambos senos.

¡Bienvenida a Sao Paulo!, me dije

Así empezó, así terminó. Desnudos en todas partes, recital de poemas, sudor,bailes africanos, tambores, velas, contact y samba.

No imaginen más, porque no pasó a mayores.

Hoy es domingo y hay Roda do Samba. El domingo acá es como el primer día de la semana, qué mejor forma de celebrar que una samba. La calle explota, comienza a rolar la cerveza, risas, cantos, abrazos, pandeiros, gritos ahogados de saudade por esa canción que sonó tantas veces en sus casas, unión, ¡Saúde Brasil!

Lunes: cerrado.

Las fiestas familiares tienen karaoke, chope -un galón de cerveza de aprox.  50ltr -quesitos para picar, coxinha , papas a la vinagreta, refrescos, cachaza bolitas de carne y pollo e historias.

Cuando son fiestas de gente de mi edad (25), es distinto. No hay comida, mas bien alcohol en candidades exageradas, siempre con cachaza y cerveza , marihuana/maconha y otras drogas… En fin, excesos.

Como la ciudad misma.

Excepto en tema naturaleza. Hay déficit. Unos cuantos árboles adornan la ciudad, y un par de parques con caminos de cemento te complementan la experiencia. Hay un par de montañas (¿morros?) que se aprecian a lo lejos (bien lejos), pero el smog te pixelala vista.

Sin embargo, el Parque Ibirapuerra te regala esto>

DSC05339
Parque Ibirapuerra

Si no hay arroz y carne, no es comida. Pero si te aburriste y quieres buscar algo distinto, tienes opciones que van desde comida polaca, hasta vietnamita. La japonesa es la líder, hay una comunidad bastante relevante de japoneses acá en Brasil.

El arte está en todas partes: En el maquillaje de las mujeres brasileras, en el cabello teñido de los hombres, el el color de la ropa, en los murales de las calles, en las pequeñas esculturas que dejan los artistas por ahí, en la arquitectura, en el mirador del Edificio Italia, en las caraotas (porotos) con farofa, en todo el pantone de colores de piel que puedes ver, en el turbante de la muchacha africana que se sienta en la Av. Paulista a vender, en el rubio del edifio de en frente, en el perro que acaban de afeitar y en la niña de piel oscura y ojos verdes que vi una vez en el metro.

También hay arte en el beso de los dos chicos que se despiden en la parada del bus, y en el contraste de discos, antros, bares y prostíbulos de la Av. Augusta, en los escondites oscuros para fumar marihuana, en las minifaltas de los trans, en las Hawaianas que compran los gringos, en el acento portugués, en las millones de selfies que veo diariamente, en el partido de futbolito que están jugando a mi lado,

en mí.

Gracias Brasil.

IMG-20160321-WA0005
Beco do Batman -Vila Madalena